Cerro Jaboncillo
Imagen
Cerro Jaboncillo
   
Picoazá
Noticias
Cerro Jaboncillo
Historia
Comercio
Tradiciones
Imagen
Una Machu Picchu manabita se
pierde cada día en el abandono
Un asentamiento de la cultura manteña, regado en un área de 5 000 hectáreas en el cerro de Jaboncillo, 15 minutos al noroeste de Portoviejo, está en peligro. Desde hace un año, el cerro ubicado a 640 metros sobre el nivel del mar, a espaldas de la parroquia urbana Picoazá (cantón Portoviejo), está a merced de los huaqueros.
La voz de alerta la dio la ONG Fortaleza e Identidad Manabita (FIM). “Están destruyendo el mayor referente de la cultura manteña y el mayor asentamiento arquitectónico de una ciudad elevada en Ecuador y Sudamérica”, afirma Alberto Miranda, director de FIM. En un recorrido realizado el fin de semana hacia Jaboncillo, con integrantes del FIM y un representante del Instituto Nacional de Patrimonio Cultural, se pudieron constatar al menos de 12 a 15 excavaciones ilegales.
A 50 minutos de camino a pie desde la vía Picoazá-La Sequita, en la loma con paredes empinadas llenas de vegetación propia de bosque seco tropical, se ven huecos de tres metros. Restos de vasijas están por doquier.
Miguel Rodríguez, guía de Jaboncillo y vigilante voluntario del cerro hace 20 años, cuenta que el huaquerismo castiga al lugar. Hay ladrones de la cultura de la provincia locales, nacionales y extranjeros. Hace 100 años empezó el saqueo, con el norteamericano Marshall Saville. En 1906, este arqueólogo se llevó de Picoazá 120 sillas de piedra. Además, estelas (planchas de piedra) cerámicas y objetos de metal. Esos elementos se encontraban en la parte exterior, señala Miranda. “Queremos rescatar el lugar e incorporarlo como un sitio de estudio y además convertirlo en un destino turístico, pues ello reivindicará lo que nuestros ancestros eran”, acota.
El sitio ha sido visitado por la arqueóloga estadounidense Karen Stotel. Ella lo calificó como el ‘Machu Picchu ecuatoriano’. “Es mucho más grande, no saben lo que tienen entre manos, qué pena, lo están destruyendo”, recuerda Miranda que fueron las frases de la experta. Para el director técnico de Patrimonio Cultural para el Litoral, Alfredo Moreira, se está huaqueando uno de los componentes más preciados de la historia del Ecuador.
Según Moreira, el asentamiento data de 1 500 años después de Cristo. La ciudad elevada domina una vista panorámica impresionante del valle del río Portoviejo, Manta, Bahía, Montecristi, Jaramijó y Rocafuerte. A los 400 metros de altitud el clima es más fresco, allí estaban los altos personajes de este señorío, habitado por al menos 30 000 personas.
“Falta decisión política para asignar los recursos ya solicitados para el levantamiento topográfico y las excavaciones; debieran involucrarse la Prefectura y municipios”, acotó el técnico.
Otra amenaza para Jaboncillo es la explotación de la piedra para la construcción. 15 canteras cercan el lugar, una familia comunera de Picoazá vendió hace tres meses 300 hectáreas en USD 80 000 en la parte frontal del cerro y ya empezó su explotación.
El arqueólogo colombiano Hernán Soto, de paso por Portoviejo sugirió que con USD 3 tres millones se podría excavar una buena parte del complejo. La inversión se recuperaría en solo tres años. Soto participó en el proyecto Buritaca, en Colombia donde se desenterró una ciudad milenaria de menores proporciones que Jaboncillo. Allí la inversión superó los USD 5 cinco millones.
Testimonio
Marco Suárez. Arqueólogo
¿Qué sabemos de Jaboncillo?
Muy poco. Solo lo que ha escrito Saville después que saqueó una gran parte de los tesoros, que yacen el museo del indio americano en Washington, Estados Unidos.
En Jaboncillo tenemos una cultura manteña que puso en escena sus altos conocimientos en ingeniería. Solo verdaderos expertos podían elaborar silos bajo tierra, en la zona hay más de 2 000.
Estaban en una parte alta, pues desde allí al parecer ejercían poder. Los muros, que se encuentran por doquier en la actualidad, demuestran que su especialidad era la construcción con rocas de alta durabilidad y resistencia a la inclemencia del tiempo, pues hasta la fecha están intactas.
Lo lamentable es que si Portoviejo y Manabí no reaccionan, Jaboncillo se perderá. La gente que está en puestos directivos del sector público debe responder.
Imagen
 
picoaza@galeon.com
Para más información